The Appropriate Use of Monetary and Fiscal Policy for Internal and External Stability (Robert Mundell,1962)

Miércoles 13 Noviembre, 2013

Por Mirko Kollmann mkollmann@ipe.org.pe

Una economía se encuentra en equilibrio con pleno empleo cuando la oferta agregada de todos sus bienes es igual a su demanda agregada. Si esta condición no se cumple existirá una presión inflacionaria o una recesión que será de la magnitud del desequilibrio.

Por otro lado, si las economías tienen una balanza de pagos positiva, entraran mas dólares a la economía, lo que generará una apreciación de la moneda local. En este caso los bancos centrales acumulan reservas en moneda extranjera con el objetivo de evitar fluctuaciones bruscas del tipo de cambio. En el caso contrario, si la balanza comercial es negativa, los bancos centrales, inyectarán liquidez al mercado para contener la depreciación de la moneda.

Luego de hacer este análisis introductorio, Mudell plantea los supuestos de que las exportaciones y las condiciones internacionales son estables en el tiempo; y que los gobiernos no tienen ningún interés en restringir el comercio. Estos supuestos generan que el gasto dependa únicamente de la política fiscal (gasto público) y de la política monetaria (tasas de interés). De esta manera se puede formar un equilibrio entre el balance interno (combinación de tasas de interés y gasto fiscal que permite un equilibrio en el mercado de bienes y servicios) y el balance externo (combinación de tasas de interés y gasto fiscal que permite una balanza de pagos en equilibrio) de la economía. Para que la economía en conjunto se encuentre en equilibrio, y se consigan los resultados esperados en términos de inflación y desempleo, se requieren que ambos balances mantengan en igualdad contante en el tiempo.

Bajo este esquema teórico, si existe un aumento de la tasa de interés, esta generará un proceso deflacionario. Para corregir este desequilibrio, se aumenta el gasto público. Pero a este nuevo nivel de déficit e inflación, se logró equilibrar el balance interno, pero el balance externo se mantuvo en el mismo nivel que en la situación inicial. Esta situación produce que las importaciones no varíen y que se dé una mayor entrada de capitales al país, producto de una tasa de interés más alta. En estas circunstancias es necesario que se aumente aun más el déficit fiscal, para así equilibrar el gasto externo, llevando la balanza de pagos nuevamente a un punto estacionario. Más adelante se probará que esta decisión de política no es la más acertada, y que lo correcto hubiera sido reducir la tasa de interés y el gasto fiscal

Luego de la exposición de este breve ejemplo, Mundell plantea que los gobiernos deben utilizar la política monetaria y la política fiscal para equilibrar el gasto externo y el gasto interno, respectivamente. La política monetaria es altamente efectiva para corregir desequilibrios externos, mientras que la política fiscal lo es para desequilibrios internos. Por ejemplo, si nos encontramos en una situación de desequilibrio externo, producto de un menor gasto público, la medida de política económica correcta es aumentar la tasa de interés. Esta nueva situación nos lleva a que los créditos se encarezcan, generando más desempleo, lo que motiva a un aumento del gasto, que a su vez produce presiones para el alza de la tasa de interés. Finalmente la tendencia nos lleva al equilibrio general de la economía, lo que hace que el sistema sea estable.

En la otra mano, si el hacedor de políticas, decide reducir el gasto fiscal, con el propósito de equilibrar la economía, solo generará presiones para  una reducción de las tasas de interés, que conllevaran a más reducción del gasto, haciendo que el sistema sea inestable.

Si nos encontramos bajo un escenario de desequilibrio en el balance interno, lo efectivo es disminuir el gasto público, y generar presiones para que la tasa de interés caiga, llevándonos en el largo plazo a un equilibrio general.

En conclusión, está claramente probado que la política monetaria debe basarse en objetivos externos, mientras que la política fiscal en objetivos internos; y que el descuido de esta situación puede generar más inestabilidad económica. Si un país, tiene una posición de superávit, debe reducir las tasas de interés y los gastos fiscales; mientras que si es un país deficitario, debe aumentar las tasas de interés y el déficit fiscal.

0 comentarios on "The Appropriate Use of Monetary and Fiscal Policy for Internal and External Stability (Robert Mundell,1962)"

Leave a Comment

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.