A hurgar en el armario

Jueves 23 Enero, 2014

El gobierno publicó el DS 016/2014 EF que reglamenta la forma en que se devolverán los aportes del FONAVI, según mandó la Ley 29625. En términos generales, el reglamento determina un mecanismo razonable para atender un problema que cuya complejidad conceptual y práctica necesariamente generaría problemas y críticas independientemente de cómo se intentara enfrentar. Intentaremos explicar brevemente los elementos esenciales del reglamento.

En primer lugar, se debe entender que es un reto enorme determinar la forma en que se devolverán a millones de personas los distintos aportes mensuales hechos de manera dispar a lo largo de 19 años. Esto es más complicado aún si se considera que los aportes se realizaron entre 16 y 35 años atrás, y que estos años incluyen un largo periodo hiperinflacionario que casi imposibilita la comparación de aportes monetarios. Asimismo, la ausencia de información completa centralizada requiere de algún tipo de proceso de inscripción de los interesados y éste proceso requiere algún tipo de verificación. Dado el tiempo transcurrido, incluso la documentación mínima para el proceso resulta difícil de obtener y de verificar, aun cuando esta verificación tendiera a darle al supuesto aportante el beneficio de la duda.

tasas_de_contribucion_al_fonavi_1980_-_1998El DS 016/2014 opta por simplificar el problema de maneras que resultan razonables entre las opciones posibles. Primero, para fijar el monto total a devolver toma la muy generosa y políticamente correcta posición de devolver todos los aportes de los trabajadores. Recordemos que el FONAVI mandaba aportes de los empleadores y de los trabajadores en proporciones que variaron con el tiempo pero que en total la mayoría de lo aportado lo fue por los empleadores (ver cuadro). El  fallo relevante del Tribunal Constitucional permite al gobierno que para determinar el monto a devolver de los aportes se deduzca lo efectivamente gastado por el FONAVI en sus fines previstos, pero el DS 016 opta implícitamente que estas deducciones se hagan sólo de los aportes de los empleadores. Así, el monto a devolver a los trabajadores es el máximo posible, que estimamos del orden de los 2,000 millones de soles (ver gráfico).

_aportes_al_fonavi_de_empleadores_y_trabajadoresSegundo, para determinar la devolución a cada trabajador aportante, el DS 016/2014 no diferencia entre montos aportados sino entre número de aportaciones. Entendemos que esto se sustenta en dos principios razonables: el FONAVI no reconocía ningún derecho derivado del monto aportado sino del simple hecho de aportar y; la complicación de comparar distintos aportes monetarios a lo largo de muchos años de hiperinflación haría impráctica la cuantificación de aportes monetarios individuales. Aunque incluso esto será complicado, es más fácil determinar que un trabajador aportó que determinar cuánto aportó y cómo se compara ese monto aportado con el del mismo u otros aportantes en diferentes momentos del tiempo.

Respecto al procedimiento que manda el DS 016/2014 para la inscripción en el proceso de devolución y la validación de la información presentada por los Fonavistas, el verdadero reto estará no en el reglamento escrito, que es razonable dentro de lo que se puede legislar dada la información limitada y la responsabilidad fiscal, sino en la forma en que en la práctica se maneje el proceso. El problema real será si un apellido mal escrito en una boleta lleva a la exclusión de un Fonavista o si la documentación presentada se pierde o se adultera o si las colas son interminables (¿recuerdan el cambio de sistema de las AFPs?).

Las decisiones básicas y el procedimiento escogido son razonables. Ahora el MEF y el gobierno se deben centrar en asegurar que el proceso, que necesariamente será complejo, engorroso y lleno de incertidumbre, no genere aún más problemas por ser mal manejado. Si se van a devolver muchos millones de soles, es de esperar que se dediquen los recursos necesarios para que el proceso de devolución genere entre la gran mayoría de los ciudadanos aportantes una sensación de que han sido atendidos como tales. Ahora nos toca a todos hurgar en los armarios para sustentar los aportes. Buena suerte.

0 comentarios on "A hurgar en el armario"

Leave a Comment

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.