Grandes Avances

Productos de IPE

Más niños saludables
Mié, 20/03/2013 - 13:10, - 0 comentarios

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la anemia es la disminución de la hemoglobina —sustancia presente en los glóbulos rojos y que permite el transporte del oxígeno para el correcto funcionamiento de los tejidos del cuerpo— por debajo de los niveles considerados como normales (11 g/dl[1] para niños en edad pre-escolar[2]). La anemia puede ser leve, moderada y severa cuando los niveles de hemoglobina son menores a 10, entre 7 y 10 y menores a 7 g/dl, respectivamente. Entre las consecuencias más severas de la anemia se encuentran: dificultades para el aprendizaje, descenso del rendimiento escolar, insuficiencia cardiaca e incremento del riesgo de muerte en infecciones respiratorias serias. De esta manera, es importante reducir la prevalencia de la anemia a fin de permitir un correcto desarrollo físico, cognitivo y social de los niños en edad pre-escolar, y, así, mejorar el capital humano para la economía nacional futura.

En el primer gráfico es posible apreciar que la prevalencia de la anemia en edad pre-escolar se ha reducido en promedio 18.9%. Es decir, en el año 2000, el 49.6% de los niños edad pre-escolar padecían de anemia, mientras que en el año 2011 esta cifra se redujo a 30.7%. Los avances han sido importantes en departamentos como Piura, Tacna, Lima y Ayacucho con reducciones de 32.3%, 28.4%, 27.5% y 24.2%, respectivamente. Sin embargo, Ica y Loreto muestran incrementos en los niveles de prevalencia de 2.9% y 3.9%, respectivamente; mientras que Puno muestran una reducción poco significativa de 0.4%.

En el segundo gráfico, es posible apreciar que, en general, la reducción de la anemia moderada ha sido importante en todos los ámbitos geográficos. Por otro lado, la reducción de la anemia leve ha sido preponderante la costa: Lima Metropolitana y Resto de Costa redujeron la prevalencia en 11.4% y 4.8%. Mientras, el avance en la selva y la sierra ha sido poco significativo: 1.5% y 0.0%, respectivamente. Finalmente, la anemia severa no se presenta en Lima Metropolitana en ninguno de los dos años de evaluación, por lo que su reducción es 0.0%, mientras que en el resto de la costa, selva y sierra la reducción ha sido 1.5%, 1.2% y 0.9%, respectivamente.

    

[1]Gramos por decilitro

[2]Niños y niñas entre 6 y 59 meses de edad

 

Hogares con un mejor ambiente
Mié, 13/03/2013 - 11:28, - 0 comentarios

En muchos de los  hogares en el Perú  se utiliza la leña y el carbón como principales combustibles para preparar alimentos, calentar el agua o calefacción. La combustión ineficiente y la mala ventilación de este tipo de combustibles aumenta las probabilidades de que se genere un humo gris que produce importantes concentraciones de pequeñas partículas en el interior del hogar que  alcanzan, al largo plazo, niveles de 10 a 100 veces superiores a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud.  Este aire contaminado en el interior de las viviendas produce problemas respiratorios como Enfermedades Pulmonares Obstructivas Crónicas, aumento de riesgo de neumonía, problemas de irritación en los ojos y cataratas.

En tal sentido, resulta positivo que el porcentaje de hogares que utiliza dichos combustibles se haya reducido en el Perú.  Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) en el 2004, el 52% de los hogares utilizaba leña o carbón como principal combustible en su hogar; para el 2011, dicha cifra se redujo a 32%.  Si distinguimos por región natural y ámbito geográfico, costa rural es el sector que presenta la reducción más importante (-34 puntos porcentuales entre 2004 y 2011); mientras que la menor reducción la presenta la sierra urbana (-7 p.p. en el mismo período). A departamental, todas los departamentos, con excepción de Puno, presentaron reducciones, siendo la caída más notable la de Apurímac  (-62 p.p entre 2004 y 2011). Puno presentó un ligero aumento en el uso de este tipo de combustibles (de 1.2% en el 2004 a 1.3% en el 2011).

Más personal médico a su servicio
Mar, 05/03/2013 - 16:57, - 0 comentarios

personal medico regionalEn la provisión de servicios de salud, una correcta distribución de recursos humanos es vital para poder enfrentar emergencias médicas, sobre todo en madres gestantes y recién nacidos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la carencia de capital humano es una de los obstáculos más importantes para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio propuestos por ONU, puesto que reducir la mortalidad infantil (objetivo 4) y mejorar la salud materna dependen directamente (objetivo 5), entre otros factores, de que exista y esté disponible el personal calificado. La OMS recomienda que el número mínimo de médicos, obstetras y enfermeras sea mínimo 23 por cada 10,000 habitantes. Cabe señalar, que un deficiente nivel de salud afectará las oportunidades de desarrollo y la productividad de las personas lo que repercute en la producción agregada. 

En el periodo 2002-2011 la cantidad de médicos, obstetras y enfermeras ha aumentado significativamente. En promedio, el Perú ha pasado de 30 a 47 encargados de la salud por cada 10,000 habitantes. En el 2002, quince departamentos se encontraban por debajo del umbral  mínimo. Según las cifras al 2011, tan sólo 4 departamentos continúan sin contar con la cantidad mínima de personal médico con lo cual se confirma la mejora sustencial en este aspecto. 

La billetera sube de peso
Mié, 16/01/2013 - 17:48, - 0 comentarios

Los mayores ingresos promedios significan un incremento en los fondos disponibles de las familias, quienes podrán emplear dichos recursos en mayor inversión, consumo y/o ahorro. De esta manera, los mayores ingresos contribuyen al crecimiento de la economía nacional. Asimismo, si dicho incremento está acompañado por una mayor productividad (Ver Ipe-Opinión), entonces se está mejorando la eficiencia en la producción. Así, los mayores ingresos promedios provenientes del Trabajo significan un avance país importante y fundamental.

En el siguiente gráfico es posible apreciar que el crecimiento anual promedio entre los años 2004 y 2011 del ingreso promedio mensual proveniente del Trabajo significó 6.8% en el agregado nacional, solo 30 puntos porcentuales por debajo del crecimiento promedio anual del PBI (7.1%) para el mismo período. Sin embargo, Huancavelica —la región con menores ingresos en el año 2011— presentó una tasa de crecimiento promedio anual de apenas 1.3%; mientras que Puno ha logrado incrementar sus ingresos a un ritmo anual del 2.6%, probablemente por las mayores actividades económicas y comerciales. Por otro lado, los ingresos en Ancash crecieron a razón de 8.9%, a pesar de haber sido la región más pobre del país en el año 2004. Finalmente, las regiones cuyos ingresos promedios mensuales superaron el millar de solesen el 2011 fueron Lima y Callao, Moquegua, Madre de Dios y Tacna, y el ritmo de de sus crecimientos han sido 5.0%, 8.6%, 7.2% y 8.3%, respectivamente.

Erradicando la pobreza extrema
Vie, 11/01/2013 - 14:40, - 0 comentarios

 reduccion_de_pobreza_extremaLa pobreza no es solo problema relacionado con la carencia de ingresos, sino que también involucra la falta de acceso adecuado a servicios de salud, agua y saneamiento;  a educación; y a una buena nutrición. 

El crecimiento económico registrado en nuestro país ha facilitado la labor del gobierno en la difícil tarea de reducir este lastre.Sin embargo, dadas las diferencias preexistentes entre distintos grupos de la población, este crecimiento ha llevado a unos grupos a reducir sus niveles de pobreza más rápido que otros. En ese sentido, en el Perú, la pobreza es un problema predominantemente rural. Según las cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el 81% de los individuos calificados como pobres extremos vive en zonas rurales.

No obstante, se ha registrado importantes mejoras en muchos de los indicadores sociales, entre las que destaca la reducción del nivel de pobreza extrema  de 16%  en 2004 a 7% en 2011, el más bajo en toda su historia. Diferenciando por ámbito geográfico y región natural, se observa que las zonas que han presentado una mayor reducción son, justamente, las zonas rurales, encabezadas por la sierra rural (21 puntos porcentuales); seguida por la selva rural (16 puntos porcentuales) y, finalmente, la costa rural (7 puntos porcentuales). En cuanto a pobreza no extrema, se logró reducir la pobreza de 37% en el 2004 a 19% en 2011. La variación más importante se encuentra en la costa urbana (24.2 puntos porcentuales) -sustentado fundamentalmente por la reducción de la pobreza en Lima metropolitana (25 puntos porcentuales)-, seguido por la costa rural y la selva rural (ambas de 22 puntos porcentuales).

 reduccion_de_pobreza_no_extremaPara terminar, es importante notar que el Estado cuenta con una oportunidad invaluable para contribuir a la reducción de la pobreza en zonas rurales con el recientemente creado Fondo Nacional para la Inclusión Económica (FONIE), a cargo del Ministerio de Inclusión Social, el cual podrá financiar proyectos de infraestructura y gastos de mantenimientos en los sectores de telecomunicaciones, caminos y carreteras, agua y saneamiento y energía en zonas rurales.El FONIE cuenta con 600 millones de soles en 2013 para reducir la brecha de infraestructura en dichas zonas. Asimismo, de lograr la colaboración del sector privado, la suma cofinanciada podría ser considerablemente mayor. Así, se contribuiría a la mejora de su situación de la población de zonas rurales mediante el acceso a servicios básicos.

Páginas